Crónicas desde El Hierro

En esta sección iremos reproduciendo los relatos de las vivencias de nuestros voluntarios desplazados hasta El Hierro. Deben considerarse impresiones totalmente personales que buscarán principalmente  recoger el ambiente y un enfoque más social que genere en la isla de El Hierro la actividad volcánica.

 

31.03.2013

Un 4.9 para desayunar y merienda sobre Akaymu y sus estrellas

Tras la última noche festiva con los ritmos del tambor aún en nuestro interior iniciamos la jornada reponiendo fuerzas en la Zumería de La Restinga. Tras una noche de relativa calma con temblores muy leves, justo cuando acabábamos nuestro desayuno, una enérgica vibración atravesó el local para sorpresa de todos. Acababa de caer un 4.9 el mayor temblor captado en El Hierro desde que hay registros. Volvió a ser ese salto en el suelo típico de los sismos volcánicos. Es una sensación como si el magma pegara un puñetazo en el suelo que se expande en forma de ondas concéntricas. Las personas que se encontraban allí sólo realizaban un breve comentario: “este sonó”, “sacudió bien” y al segundo siguiente continuaban con sus quehaceres.  Supimos que en las zonas acantiladas del resto de la isla se produjeron de nuevo varios desprendimientos espectaculares.

La tarde nos tenía una sorpresa reservada. Uno de los amigos pescadores de La Restinga nos regaló una invitación para dar un paseo en barco sobre el volcán submarino. La alegría nos invadió al sentirnos privilegiados de poder navegar sobre nuestro querido Akaymu (en honor a nuestro compañero del foro fallecido en 2004). Lo cierto es que aunque su actividad ya es únicamente desgasificarse lentamente vuelve a resultar emocionante saber que a tan sólo 87 metros bajo el barco descansa el nuevo volcán. Aprovechamos la oportunidad para fotografiar la impresionante costa volcánica del sur de El Hierro resaltada con la luz del atardecer.

Nada más bajar del barco un pequeño refrigerio para recuperar el cuerpo y nos encaminamos a nuestra última aventura en esta expedición. Uno de los secretos mejor guardados de El Pinar de El Hierro es su espectacular cielo estrellado. Nos apostamos junto a uno de los volcanes que dominan La Restinga y con la ayuda del trípode logramos captar en nuestras cámaras una pizca de la belleza del firmamento herreño. Sin duda, nos sentimos minúsculos y privilegiados al contemplar tanta inmensidad celeste. Y con el alma cargada de estrellas y de otras tantas emociones decimos un hasta pronto a la querida Isla de El Hierro. Nuestro barco parte esta madrugada con rumbo a Tenerife pero somos conscientes de que antes o después el volcán volverá a traernos de vuelta.

 

 

30.03.2013

Del Tanganasoga al volcánico ritmo del tambor

Tanganasoga es uno de los volcanes más nombrados de El Hierro y teníamos la curiosidad de conocer sus perfiles. Aprovechamos que hacía un día casi de verano y nos encaminamos hacia la zona más alta de la isla para tomar el sendero Malpaso-Sabinosa. Muchos agoreros siguen atribuyéndole al Tanganasoga un potencial poder destructivo pero realmente es un remanso de tranquilidad desde hace cientos de miles de años. Está situado en la cabecera del Valle de El Golfo entre Sabinosa y Malpaso. Tanganasoga se compone de la unión de varios volcanes basálticos y una altura máxima de 1376m. En sus inmediaciones se han localizado depósitos de cineritas de composición traquítica, el único de esta clase encontrado en la Isla que revelan algún periodo explosivo en su historia geológica. Desde sus inmediaciones se puede disfrutar de una de las mejores vistas del Valle de El Golfo. Durante todo el sendero no detectamos ningún tipo de actividad, justo cuando llegamos al coche para regresar percibimos algunas vibraciones leves que coincidieron con un sismo de 2.7.

Durante la tarde nos dirigimos a la Restinga para refrescarnos con un merecido baño. El pueblo muestra una cara más animada con los visitantes de la Semana Santa. Una empresa local ha organizado durante este fin de semana una serie de actos lúdicos que pretenden dinamizar un poco la economía local como la fiesta del agua, castillos hinchables o actuaciones musicales. Tras el baño, pudimos disfrutar  de una muestra del baile de la virgen que realizaba el grupo de  bailadores del municipio de El Pinar. El ritmo armónico del tambor, las chácaras y la flautas herreñas acapararon la atención de los restingueros y visitantes que disfrutaron de los vistosos saltos y curiosos gritos que lleva aparejada esta coreografía que se ofrece a la Virgen de Los Reyes. Algún ocurrente vecino nos comentaba con humor “por mucho que salte el volcán, nosotros saltamos más”.

 

 

29.03.2013

Día de emociones sísmicas

Los sismos quisieron despertarnos esta mañana y desde muy temprano ya se sentían claramente en La Restinga, donde tenemos nuestro cuartel general. La primera noche había sido larga y emocionante con los temblores de la madrugada. El plan de trabajo del día era acercarnos hasta la zona más próxima a los últimos epicentros que, según los expertos, se situaba a unos 10-12km de la costa occidental de la Isla.

Pusimos rumbo a Orchilla atravesando la sinuosa carretera que el discurre sobre las laderas del Julan con vistas sobre el Mar de las Calmas. Nos detuvimos para fotografiar algunas zonas del paraje de Orchilla donde se pueden encontrar formaciones volcánicas muy bien conservadas. Aprovechamos la sombra del faro para recuperar fuerzas con la esperanza de sentir algún terremoto de forma más próxima. Sin embargo sólo encontramos el batir de las olas furiosas contra las orillas del Fin del Mundo y una cálida brisa.

A media tarde nos dirigimos al Mirador de Las Playas para conocer otro de los valles de esta escarpada isla. No esperábamos la impactante bienvenida a este lugar. Nada más bajar del coche los turistas que se encontraban en el Mirador nos asaltan sobresaltados con el intenso sismo de 4.7 que acababan de sentir. “Se estremecieron todos los coches y los muros de alrededor. Nunca habíamos sentido uno tan fuerte”, reconocieron. Al instante un ruido ensordecedor se acompañó de una densa polvareda provocada por grandes cantidades de piedras que se precipitaban al vacío por efecto del  reciente temblor.

Acabamos nuestra jornada visitando a los científicos del IGN en el CAP de La Restinga. Nos atendieron amablemente respondiendo con la paciencia habitual a todas nuestras preguntas. Nos confirmaron lo incierto de la situación actual y no recomendaron ser pacientes hasta poder interpretar mejor los datos que se están obteniendo. Sí se confesaron sorprendidos por el elevado nivel de energía sísmica que está generando este episodio. Su justificación podría estar en la resistencia de los materiales de la base de la isla para no ceder al fuerte empuje del magma en profundidad. La luna reflejada sobre el muelle de la Restinga iniciaba una noche  de lo más apacible.

 

 

28.03.2013

Nerviosismo volcánico fomentado virtualmente desde fuera de la Isla

Llegamos sin novedad. Justo cuando el barco atracaba comenzó una nueva serie sísmica aunque algo menos intensa que la de ayer. Parecía que la isla nos daba la bienvenida. Nuestros primeros minutos fueron conocer las impresiones de nuestros amigos en El Pinar y La Restinga desde donde nos informan regularmente de la evolución de la actividad. Hasta ahora, lo único llamativo ha sido la sucesión de temblores de 4 que han sido más frecuentes y algunos de ellos han producido deslizamientos de piedras bastante espectaculares. Sin embargo,  siguen la situación con absoluta tranquilidad y lejos de la errónea percepción que se tiene en el exterior de nerviosismo y desasosiego. “Nos llaman desde fuera porque creen que aquí estamos asustados”, explican. Ya hace tiempo que el herreño se ha habituado al volcán porque llevan encima unas cuentas reactivaciones que han quedado en nada aunque hay aspectos que siguen sin corregirse.

Comprendemos una vez más que se sienten cansados de la poca sensibilidad de ciertos medios y redes sociales. Rechazan la torpeza con la que gestionan  la información y convierten la actividad volcánica en puro sensacionalismo para crear audiencia. Desde fuera las cosas se ven distintas y un sismograma o un listado de sismos por muy llamativo que sea jamás permitirá ajustar la dimensión de lo que en el Hierro sucede. Tampoco gusta el juego de algunos grupos de investigación que están llamando constantemente la atención buscando satisfacer intereses particulares y que lo que logran es perjudicar la visión del trabajo científico y la confianza en la vigilancia volcánica. Lo bueno de todo este proceso volcánico, que va camino de los dos años de duración, es que la gente de El Hierro ha aprendido a convivir con el volcán, sabe quién es cada personaje y qué papel juega dentro de una crisis y eso es lo realmente importante. Ya casi cuando acabábamos esta crónica 02.51h sentimos el primer sismo de la noche, un 4.3. Hace un rato que ha comenzado otra nueva serie sísmica…

 


 

Reactivación junio-julio 2012

03 07 2012

Toda una noche sin dormir

La pasada noche fue especialmente complicada para los habitantes de la isla de El Hierro, en especial para los que viven en las poblaciones de El Pinar y La Frontera. Entre las 22.50h y casi hasta el amanecer tuvieron que convivir con el temblor casi continuado de la isla en el ciclo más intenso de sismicidad hasta el momento con más de 50 terremotos sentidos. Algunos de los temblores superaron los 4 grados en la escala de Richter. Entre uno y otro se percibieron vibraciones similares a los episodios de tremor vividos en la previa de la erupción de octubre. Los líquidos volvieron a vibrar en sus contenedores y los sismos eran acompañados se ruidos subterráneos con distintas intensidades.

La mayoría de vecinos de las zonas afectadas no coinciliaron el sueño. Se despertaban con frecuencia y trataba de tranquilizarse de la mejor manera posible. En nuestro seguimiento de la situación recibimos multitud de mensajes gracias a las nuevas tecnologías. Los vecinos más modernos tiraron de las aplicaciones de móvil e internet para ir siguiendo el fenómeno intercambiándose los datos para tratar de tranquilizarse en la medida de lo posible. La iniciativa “Sismo Express” promovida por Volcanes de Canarias en colaboración con el CSIC-IGN obtuvo una valiosa información recabando las sensaciones que experimentaron los ciudadanos a lo largo de la noche. Estas son algunas de ellas:

Sentido en la planta baja, donde no había sentido ninguno antes, se extendio por un par de segundos”

“Como un golpe seco y con ruido”, “Como una ráfaga de viento muy fuerte”

“Ha sido como si un camión muy grande chocara contra la esquina de la casa.Corto y fuerte. Desde entonces, no ha dejado de moverse. Más bien como si estuviéramos dentro del camión”.

 


En algunos casos en la zona de La Frontera los habitantes más nerviosos salieron a la calle ya que en alguna información irresponsable divulgada por ciertas redes sociales proponía evacuar la zona norte de la Isla debido al riesgo de hecatombe inminente. Varios vehículos del GES del Gobierno de Canarias recorrieron algunas de las poblaciones ubicadas dentro de El Golfo de la Isla para conocer la situación y calmar a la población. Afortundamente los mensajes de tranquilidad lograron reconducir la situación y los habitantes de El Hierro volvieron a demostrar su saber estar a pesar de la intensa actividad sísmica durante la noche. En la mañana, lógicamente, el tema de conversación era precisamente el compartir cómo cada uno había vivido las horas de un sueño casi imposible.

 

 01 07 2012

Científicos muy humanos

En el día de ayer empleamos nuestro tiempo en acompañar a los grupos de vigilancia volcánica que están trabajando en El Hierro siguiendo la actividad. Muchos pueden pensar que los científicos son personas ausentes, poco dadas a relacionarse o que se esconden tras en sus laboratorios, sin embargo, los expertos de volcanología que se encuentran en El Hierro tienen siempre un trato amable y cordial y se muestran siempre disponibles para respondernos a cualquier pregunta.

El grupo de volcanología del CSIC, coordinado por Ramón Ortiz, ha instalado su puesto de observación en una casa aislada en las afueras de El Pinar. Han colocado varias estaciones de refuerzo en el misma casa, donde realizan análisis en tiempo real de las señales sísmicas que les permiten elaborar los pronósticos. Además tienen otras dos estaciones en La Restinga y Sabinosa. Los pronósticos que han realizado estos días en cuanto a magnitud de los sismos se han ido cumpliendo con exactitud hecho que los alegra constantemente. Por ahora, aseguran que “hay una probabilidad importante de erupción y hay que estar atentos a cualquier cambio del sistema que pueda anunciarla”. Por las noches, cuando acaban la jornada, aprovechan para recuperar fuerzas con una deliciosa cena en la que no falta el buen vino. Le sigue un rato de sobremesa para analizar las conclusiones más importantes de la jornada en un tono más relajado donde las óperas son su particular banda sonora, eso sí, sin apartar el ojo de las señales sísmicas del sismograma.

El equipo del IGN mantiene su base de operaciones en el Centro Cultural de La Restinga, el mismo que fuera sede del Centro de Atención Peromanete (CAP) que se montó para seguir la erupción de octubre de 2011. Por ahora hay un turno de tres personas dirigido por María José Blanco. Se mantienen en este lugar fundamentalmente por la comodidad aunque no descartan tener que mudarse en breve según evolucione la actividad. Tras tantos meses en este lugar las gentes de La Restinga ya han integrado su parada informativa en el CAP dentro de su rutina cotidiana. Mª José Blanco nos reconoce que “para los vecinos es muy importante vernos aquí y que conversemos con ellos, respondamos a sus preguntas o les demos algunas palabras de tranquilidad les genera casi un efecto terapéutico para sobrellevar la incertidumbre volcánica”. De cuando en cuando algunos de los restingueros les traen algún plato artesanal o delicidosas frutas con el objetivo de hacer más llevaderos los turnos, algo que el equipo del IGN agradece especialmente.

Al preguntarle sobre la nueva actividad nos reconoce que “lo más llamativo ha sido su pronta evolución y la intensidad con la que está desarrollándose. El secreto de la misma está nuevamente bajo el Mar de Las Calmas pero tenemos que seguir observando de cerca el fenómeno aunque da la impresión que se está frenando algo en las últimas horas. Las mayores probabilidades de erupción volverían a ser submarinas pero no puede descartarse otros escenarios en la parte oeste de la isla”. Blanco analiza también el comportamiento general de la sociedad en este nuevo periodo de inestabilidad volcánica que percibe “más tranquila y viviéndolo con mayor naturalidad”. Sobre los  medios de comunicación expone que “da la impresión que han aprendido a recabar mejor la información esencial y no se centran tanto en el dramatismo que algunos mostraron en la pasada erupción”.

Los últimos en llegar en la tarde del sábado fueron los científicos del Iter. En este caso compuesto por dos personas una de ellas voluntaria. Nos indican que “los gases no están presentando anomalías pero la deformación sí coincide con las mediciones realizadas por el IGN. Habrá que ver su evolución”.

 

 

29 06 2012

Cafés con aromas volcánicos

Una de las mejores maneras de captar el sentir de la población de esta querida Isla es sentarse a conversar en cualquiera de los bares y cafetería que se distribuyen por su geografía. Nosotros elegimos uno de nuestros favoritos; El Café Melao. Situado frente al Ayuntamiento y el Colegio de El Pinar, este establecimiento con un toque moderno sirve unos deliciosos cafés, complementados con dulcería artesanal que bien vale una escapada hasta el municipio piñero. 

Allí conocemos a uno de los personajes más entrañables que hemos encontrado. Se trata de un  anciano vecino de La Restinga que cada día coge una guagua para acudir al compromiso de las cinco y visitar a su esposa en la residencia. A pesar de estar imposibilitado  para  hablar nos maravilla con su habilidad con el lenguaje de señas. En apenas un minuto nos comunica perfectamente que este mediodía a las 14.00h sintió los sismos sentidos en su vivienda mientras estaba sentado. Fue capaz de indicarnos incluso que percibía vibraciones en las piernas mientras se disponía a comer. Al comentarlo con otros vecinos nos aseguran que es la persona que mejor percibe los sismos posiblemente al tener una sensibilidad especial debido a su condición de sordomudo.

Una de las zonas que mayor está notando esta fase sísmica es la población de Sabinosa y sus proximidades. Hemos conocido también historias de algunos de sus habitantes. Uno de ellos, Ulrich, asegura que “esta vez es diferente a la fase de octubre de 2011 y más intenso. Primero sientes como si una fuerza descomunal diera un golpe seco bajo tus pies para seguidamente verse obligada a recular emitiendo vibraciones. Es una sensación muy poco agradable porque parece que la tierra se te escapara bajo los pies. Tengo la maleta preparada para irme a Bélgica si esto se complica”. Maica por su parte nos reconoce también su preocupación porque “le cuesta no ponerse nerviosa casa vez que oye la vibración de sus ventanas y el traqueteo de la loza en los muebles. También coincide que es mucho más intenso que el episodio del pasado verano”. 

Nosotros también tuvimos oportunidad de volver a vivir los sismos. A la hora de la comida en El Pinar, una sensación similar a la de un camión grande que pasa por la calle seguida de unas ligeras vibraciones fueron la manera en que por cinco veces percibimos el tren de sismos del mediodía.  Realmente comprendemos que es difícil acostumbrarse a una situación nueva e incierta donde la naturaleza constantemente te está recordando lo vulnerables que somos ante sus envites. A pesar de ello, reconocemos nuestra admiración por la población de El Hierro, que mayoritariamente nos enseña tesón y fortaleza para sobrellevarlo con total naturalidad.

 

 

28 06 2012

La Isla sigue su vida con tranquilidad y cierta expectación

Llegamos sin novedad a la Isla de El Hierro. Las primeras impresiones son de absoluta normalidad. La vida sigue su curso y los habitantes de esta isla aguardan el desenlace de esta actividad que, por ahora, sólo es percibida sísmicamente. Almorzamos en Valverde. Allí sondeamos las impresiones de los empleados del Restaurante La Mirada Profunda, (por cierto, uno de los mejores lugares para comer bien en El Hierro). Nos aseguran que sólo han percibido los sismos de mayor intensidad pero que se siente mucho menos que en otras zonas de la Isla. Una vez en  El Pinar, localidad más próxima a la zona más activa, los vecinos reconocen más intranquilidad pero sin llegar a extremos en absoluto. Las empleadas del Supermercado Terencio, por ejemplo, sólo han sentido dos eventos en el día de hoy: “Aquí solo se sienten los más fuertes. En otros sitios del pueblo se sienten más.” nos reconocen. Otros dicen de haber perdido la cuenta de los que han sentido en sólo tres días.  

Hemos comprobado que según en qué zonas y en qué situación se encuentren las personas describen la percepción de los sismos de maneras muy diferentes. Los momentos más sensibles son cuando se encuentran sentados, acostados o de pie pero  haciendo cualquier labor en estado estático (cocinar, fregar la loza, aseándose frente al espejo…etc.)

Un dato curioso e interesante es que varias personas en El Pinar perciben que las ondas sísmicas proceden de la zona norte de la Isla. Algunos los describen de la siguiente forma “es como un retumbo que viene de lejos se va acercando. A veces golpea el suelo con un golpe seco y otras te estremece como de un lado a otro. Algunos vienen acompañados como de un ruido profundo difícil de explicar. Luego sigue su camino y se aleja y queda todo en silencio”.

Es curioso pero la primera impresión es que, desde fuera, lo vivimos con mucha mayor ansiedad y emoción sólo con los datos que observamos a través de una pantalla cuando conectamos a Internet. Desde la tranquilidad más absoluta seguiremos pendientes de cuanto suceda.

Deja una respuesta