90 días de erupción y ni un solo daño…

Una de las cuestiones indiscutibles de la erupción en curso en La Palma, iniciada el pasado 19 de septiembre de 2021, es el gran impacto que ha tenido en viviendas e infraestructuras de este sector de la Isla de La Palma. Sin embargo, tenemos un claro ejemplo donde observamos como un proceso volcánico de gran envergadura apenas tuvo impacto en la población. Con ello, pretendemos ofrecer una reflexión sobre el concepto de riesgo volcánico.

Analizamos la erupción de Narices del Teide. Acaeció en Tenerife, en 1798, rompiendo la ladera del volcán de Pico Viejo perduró por 99 días y no generó un solo daño.

Narices del Teide o Chahorra es la última erupción del edificio Teide-Pico Viejo.

La última erupción registrada en el edificio de El Teide-Pico Viejo tuvo lugar en la ladera surooeste de Pico Viejo. Este episodio se conoce como erupción de Narices del Teide o Chahorra y se produjo aproximadamente* entre el 9 de junio y 15 de septiembre de 1798. Se considera que su magma fue principalmente basáltico y no procedía de la cámara principal de El Teide-Pico Viejo.

No se conoce registro alguno de daño debido a esta erupción. Se desarrolló dentro de lo que hoy se conoce como Parque Nacional del Teide en la vertiente sur del Llano de Ucanca. Allí estuvo emitiendo lavas que rellenaron todo ese sector y en la actualidad puede transitarse desde la carretera que conecta Guía de Isora con el Parque Nacional del Teide (TF-38).

Un claro ejemplo de riesgo volcánico inexistente, cuando el volcán afecta a una zona donde no existe ningún tipo de asentamiento humano o infraestructura.

Autor: Leonidrad/Pixabay

Datos esenciales de la erupción:

Nombre: Volcán de Chahorra o Narices del Teide

Fechas de erupción: 9 de Junio al 15 de septiembre de 1798 Duración: 99 días

Lugar: Ladera Suroeste de Pico Viejo (Edificio Teide-Pico Viejo)

Volumen de emisión aproximado: 35.623.693 m3

Superficie cubierta: 4.566.693m2

CURIOSIDADES:

No hubo daños de consideración al producirse en una zona despoblada.

Fragmento del relato histórico:

(…)”Hacia las diez de la noche del 9 de junio de 1798, las poblaciones de la banda meridional de Tenerife, y especialmente por la parte de Guía y Chío, la más próxima a las Cañadas, se oyó una fuerte detonación y se observó que la montaña de Chahorra, contigua al Pico de Teide, lanzaba llamas y materias volcánicas.

Estas erupciones duraron, acompañadas de un ruido que esparció el espanto en la isla entera, por espacio de tres días. Al muy poco tiempo se abrió otro cráter en el vértice de la montaña a una milla del primero, debilitando la acción de éste, que vomitó también torrentes de lava.

Poco distante de este cráter se abrió un tercero, cuyas explosiones se sucedían con gran rapidez. Por último, una cuarta grieta dejó escapar torbellinos de humo y piedras candentes” (…).

Deja una respuesta