Octubre 2004: La gran exhalación de El Teide

 

Tenerife 2004: Somos Volcánicos

 

Redacción VC. 12.11.2013

En 2004, Tenerife y Canarias volvió a tomar conciencia de su realidad volcánica. A finales de abril comenzaron una serie de movimientos sísmicos centrados en las proximidades de El Teide. La población del Valle de Icod sintió varios de ellos y generó episodios de intranquilidad e incluso momentos de alarma.  Hubo gente que hizo acopio de aguas, alimentos e incluso prepararon sus maletas para posibles evacuaciones ante el temor de la erupción del volcán que corona la isla. Volvió a evidenciarse que toda nuestra sociedad vivía al margen de nuestra naturaleza volcánica negando una posibilidad evidente.

Uno de los momentos de mayor desconcierto tuvo lugar el 20 de octubre de 2004. Una masiva emisión de fumarolas del cráter de El Teide para unos y una nube meteorológica para otros, generó momentos de ansiedad en las poblaciones del Norte de Tenerife. La versión oficial defendió la causa meteorológica.  En un comunicado del Cabildo de Tenerife se señaló que “ni desde la estación geoquímica, en la que se mide la emisión de gases, ni mediante la observación visual realizada por técnicos del Instituto Tecnológico de Energías Renovables (ITER) o trabajadores de Teleférico del Pico del Teide, se han detectado anomalías”.

Otros científicos como el geólogo, Joan Martí, que se encontraba en Las Cañadas en ese mismo momento,  y el especialista en volcanismo activo Ramón Ortiz, no dudaron en considerar al fenómeno una emisión extraordinaria de gases volcánicos liberada por el volcán. 

Para Ramón Ortiz, lo que vio la gente se corresponde con un efecto más de la actividad que se está desarrollando bajo tierra, unido a las condiciones meteorológicas. “Unos efectos que unas veces se corresponden con manifestaciones sísmicas, y otras con fenómenos de condensación”, apuntó. De cualquier forma, en el CSIC lanzan un mensaje de tranquilidad, y hablan de signos que muestran que “el sistema está más activo de lo que lo ha estado en los últimos dos mil años, pero, desde luego, no indican que vaya a haber una erupción ahora mismo”. 

Martí, explicó, tras analizar las imágenes tomadas por el mismo que “la forma tenue de  la emisión y la procedencia de la misma desde el interior del cráter hacen pensar que se trata de una fumarola y no de una nube”. 

Hoy  9 años después, con la reciente experiencia volcánica de El Hierro, las perspectivas son diferentes. Se ha ensayado sobre el terreno un plan especial de atención al fenómeno volcánico, el conocido PEVOLCA, y todos hemos observado sus virtudes y defectos. Queda mucho por seguir mejorando pero la co-responsabilidad de todos los agentes de una crisis volcánica es el único camino válido para gestionar adecuadamente el fenómeno volcánico.


Así lo trató la prensa este fenómeno

EL CABILDO TINERFEÑO PIDE TRANQUILIDAD A LOS CIUDADANOS

Fuente : Canariasahora.com
21.10.2004
 
La dirección del Plan de Actuación Coordinada de Protección Civil informó de que las aparentemente columnas de humo que este miércoles se han visto en el Teide se deben a un fenómeno meteorológico, pues asegura que la estación geoquímica situada en el mismo no ha detectado anomalía alguna.
En un comunicado del Cabildo de Tenerife se señala que ni desde la estación geoquímica, en la que se mide la emisión de gases, ni mediante la observación visual realizada por técnicos del Instituto Tecnológico de Energías Renovables (ITER) o trabajadores de Teleférico del Pico del Teide, se han detectado anomalías.

En la nota se añade que, tal y como se ha informado con anterioridad, el semáforo volcánico permanece en color amarillo, correspondiente a la fase de alerta, de forma idéntica a como sucede desde mayo, en espera de que la actividad sísmica remita y los valores se estabilicen

Durante esta fase, los responsables del plan reiteran que la población de la isla ha de seguir desarrollando sus actividades cotidianas con tranquilidad y absoluta normalidad.

Recuerdan que se dispone del dispositivo necesario para hacer frente a una modificación del estado actual con la comunicación, si fuera preciso, de mensajes y avisos a la población.


UNA NUBE SOBRE EL CRÁTER DEL TEIDE 
PROVOCA UNA FALSA ALARMA VOLCÁNICA

Fuente: La Opinión de Tenerife
21.10.2004 
 
Una nube situada justo encima del pico del Teide, que daba el efecto óptico de gases saliendo del cráter, provocó en la mañana de ayer una falsa alarma en el norte de Tenerife. El fenómeno nada tuvo que ver con la actividad volcánica. 

Habitantes del norte de Tenerife se levantaron ayer con la visión de un pico del Teide que parecía expulsar más fumarolas de lo normal y que daba la sensación de que estaba bajo un proceso preeruptivo. Hubo muchas llamadas a las policías locales de diferentes municipios y, sobre todo, a Protección Civil del Gobierno canario. Pero era una falsa alarma por un fenómeno que nada tenía que ver con la reactivación magmática que se registra en la Isla hace siete meses.

Investigadores de la División de Medio Ambiente del Instituto Tecnológico y de Energías Renovables (ITER), expertos en emisión de gases, acudieron al Parque Nacional del Teide para recoger datos y observar el fenómeno. Según sus integrantes, “se trataba de un fenómeno puramente climático, una nube que se posó justo encima del pico del volcán y que vista de lejos parecían fumarolas”.
Los expertos del comité de seguimiento volcánico de Tenerife advirtieron que “este fenómeno no tiene absolutamente nada que ver con la actividad volcánica del sistema del Teide. No registramos en las estaciones geoquímicas, además, datos sobre emisión de gases en el Teide que sobrepasaran la anormalidad de los últimos meses”. Estas fuentes explicaron que “este tipo de nube se repite en algunas ocasiones ante determinadas circunstancias climáticas”.
En una nota de prensa, la dirección del Plan de Actuación Coordinada de Protección Civil dejó claro que no sucedía nada extraordinario y que “la población puede seguir desarrollando sus actividades cotidianas con tranquilidad y absoluta normalidad”. Asimismo, indicó que el semáforo volcánico continúa en el color amarillo, que se sigue registrando actividad sísmica de previsible origen magmático, aunque con mucha menos frecuencia que en el inicio de la crisis, el 22 de abril pasado, y que prosigue el dispositivo de vigilancia en la dorsal noroeste de la Isla.

 

Deja una respuesta