Las 10 mentiras: 1.”Las erupciones en Canarias son tranquilas”

Las 10 mentiras del volcanismo de Canarias 1/10

Con este primer artículo, “Las erupciones en Canarias son tranquilas”, iniciamos la serie “Las 10 mentiras del volcanismo en Canarias”, cuyo objetivo principal es corregir algunas de las ideas que durante muchos años han sido erróneamente transmitidas (o entendidas) y que todavía hoy en día perduran en la percepción de la población canaria. No se trata de generar intranquilidad, sino de ofrecer un enfoque más realista acorde al comportamiento mostrado por la actividad volcánica en los últimos miles de años. El objetivo final es estar mejor preparados como sociedad mediante el aprendizaje y la convivencia con los volcanes y sus riesgos asociados. Una preparación que debe pasar por conocer nuestro territorio y comprender qué tipo de efectos pueden producir los volcanes que nos rodean. Sólo con el esfuerzo y responsabilidad de todos lograremos mejorar la gestión de futuras erupciones volcánicas.

 

 1. “Las erupciones en Canarias son tranquilas”

 

Caldera de Bandama_GC

 

Es un grave error utilizar el término “tranquilo” para las erupciones. En realidad, son fenómenos naturales que no están bajo nuestro control y, por tanto, hacen necesario adoptar medidas de seguridad para proteger la vida de las personas. Las erupciones pueden variar en cuanto a magnitud (por ejemplo, cantidad de material emitido) e intensidad (como afecta al entorno). Además, una misma erupción no se comporta siempre igual, a veces tiene fases más explosivas y otras donde predomina la emisión de coladas de lava.

Textos: Redacción VC Imágenes: VC/Google Earth

Hay dos factores claves que condicionan la explosividad, eston son la interacción con el agua o bien con reservorios de magmas más antiguos y evolucionados. Ambos elementos pueden hacer que un magma, que inicialmente tuviera unas características teóricamente de baja explosividad, pudiera dar lugar a una erupción mucho más explosiva de lo previsto. Este factor, difícil de preveer, puede complicar la gestión de la emergencia, incrementando el riesgo si la erupción se sitúa cerca de zonas pobladas.
 
La interacción o mezcla con el agua

Cuando el magma, en su ascenso, interacciona con el agua e incrementa su explosividad se producen erupciones hidromagmáticas. A veces ese contacto no tiene, necesariamente, un efecto sobre la erupción (Wohletz, 1983; Kokelaar, 1986). Algunas claves que pueden ayudar a prever este fenómeno son, por ejemplo, el lugar donde se localice la erupción, siendo las zonas más críticas las que están próxima a la costa (Clarke et al, 2005) o en la zona central de las islas de mayor relieve, al tener que atravesar acuíferos importantes (De la Nuez and Quesada, 1999; White and Schmincke, 1999). En las zonas de medianía, las erupciones suelen tener una explosividad menor (Klügel et al, 1999).

La interacción o mezcla con magmas más antiguos

Los magmas evolucionados, por contraposición a los más jóvenes, muestran un cambio en sus condiciones físicas y químicas que, bajo determinadas circunstancias, cuando interaccionan con los más recientes, pueden dar lugar a un incremento de la explosividad (Andújar and Scaillet, 2012). También, cuando se producen numerosas erupciones donde están presentes estos magmas, el edificio que forman tiene a cambiar, aumentando las pendientes (Scandone et al, 2009). La mayoría de erupciones explosivas asociadas a la presencia de este tipo de magmas están relacionadas con los grandes aparatos volcánicos, como por ejemplo el complejo Teide-Pico Viejo, básicamente porque necesitan una gran cantidad de magma evolucionado disponible. Este magma se reactiva cuando entra en contacto con nuevos aportes de magma más juvenil, produciéndose un fenómeno conocido como mezcla de magmas (Klügel et al, 2000).

Nubes ardientes en Canarias

Al margen del incremento de explosividad que puede darse por los factores ya comentados, también existe la posibilidad de que una colada pueda transformarse en una nube ardiente. Este fenómeno se produce en ocasiones cuando la lava es muy viscosa y además se produce un cambio brusco de pendiente. Esto ocasiona que la lava se fragmente el trozos que empiezan a rodar ladera abajo, liberando el gas que contienen de forma brusca y formando una nube a alta temperatura. Este fenómeno se produjo, por ejemplo, durante la erupción del Teneguía (Araña, 1999).

 

Canarias cuenta con numerosos volcanes explosivos

En Canarias existen numerosos ejemplos de erupciones explosivas, entre ellos destacan las siguientes:

La Palma: San Martín, Montaña Negra y Hoyo Negro (Klügel et al, 1999; White and Schmincke, 1999), San Antonio (Carracedo et al, 1996) , Hoyo de la Caldereta y la de Puerto Naos (Quesada et al, 1998)

 

 

 

Tenerife: (Perez Torrado et al, 2006) Caldera del Rey (De la Nuez et al., 1993) y Montaña Pelada, El Boqueron (García et al 2012), El Abrigo (Martí et al, 2008) Montaña Blanca, Los Erales (Clark 2005, 2009, Troll 2007) y Montaña de Guaza

Lanzarote: Caldera del Corazoncillo, El Golfo (Pedraci 2013)

Gran Canaria: Calderas de Bandama y de Los Marteles

El Hierro: Hoya de Fireba

 

 

 

 

 

 Bibliografía

Andújar J, Scaillet B (2012) Relationships between pre-eruptive conditions and eruptive styles of phonolite-trachyte magmas. Lithos 152:122–131. doi:10.1016/j.lithos.2012.05.009

Araña V (1999) Comentarios sobre la erupción del Volcán Teneguía en 1971. Enseñanza de las Ciencias de la Tierra 7:262–266

Carracedo JC, Day S, Guillou H, Rodríguez Badiola E (1996) The 1677 eruption of La Palma, Canary Islands. Estudios Geológicos 52:103–114

De la Nuez, J.; Alonso, J.; Quesada, M. & Macau, M. Edificios hidromagmáticos costeros de Tenerife (Islas Canarias) Revista de la Sociedad Geológica de España, 1993, 6, 47-59

De la Nuez J, Quesada M (1999) El edificio hidromagmático de Montaña Goteras en la Palma (Islas Canarias). Boletín Geológico y Minero 110:19–24

Clarke H, Troll V, Carracedo J, Byrne K, Gould R (2005) Changing eruptive styles and textural features from phreatomagmatic to strombolian activity of basaltic littoral cones: Los Erales cinder cone, Tenerife, Canary Islands. Estudios Geológicos 61:121–134

Clarke, H.; Troll, V. R. & Carracedo, J. C. Phreatomagmatic to strombolian eruptive activity of basaltic cinder cones: Montana Los Erales, Tenerife, Canary Islands Journal of Volcanology and Geothermal Research, Elsevier, 2009, 180, 225-245

García, O.; Bonadonna, C.; Martí, J. & Pioli, L. The 5,660 yBP Boquerón explosive eruption, Teide-Pico Viejo complex, Tenerife Bulletin of Volcanology, Springer, 2012, 74, 2037-2050

Klügel A, Hoernle KA, Schmincke HU, White JD (2000) The chemically zoned 1949 eruption on La Palma (Canary Islands): Petrologic evolution and magma supply dynamics of a rift zone eruption. Journal of Geophysical Research: Solid Earth 105:5997–6016. doi:10.1029/ 1999JB900334

Klügel A, Schmincke H, White J, Hoernle K (1999) Chronology and volcanology of the 1949 multi-vent rift-zone eruption on La Palma (Canary Islands). Journal of Volcanology and Geothermal Research 94:267–282

Kokelaar P (1986) Magma-water interactions in subaqueous and emergent basaltic. Bulletin of Volcanology 48:275–289. doi:10.1007/bf01081756

Martí, J.; Andújar, J.; Costa, F.; Wolff, J. & Carroll, M. Pre-eruptive conditions of the phonolitic magma from the El Abrigo caldera-forming eruption (Las Cañadas caldera, Tenerife, Canary Islands) Collapse Calderas Workshop, IOP Conference Series: Earth and Environmental Science, 2008, 3, 012013

Pedrazzi, D.; Martí, J. & Geyer, A. Stratigraphy, sedimentology and eruptive mechanisms in the tuff cone of El Golfo (Lanzarote, Canary Islands) Bulletin of Volcanology, Springer, 2013, 75, 1-17

Pérez Torrado, F.; Carracedo, J.; Paris, R.; Rodríguez Badiola, E. & Hansen Machín, A. Carracedo, J. (Ed.) Erupciones freatomagmáticas del complejo volcánico Teide-Pico Viejo 11 Los volcanes del Parque Nacional del Teide. El Teide, Pico Viejo y las dorsales activas de Tenerife, Ministero de Medioambiente, 2006, 343-357

Quesada M, Alonso J, De LaÑuez J (1998) Evolución submarino-subaérea del edificio hidromagmático de la Caldereta (La Palma, Canarias). In: II Congr. Geol., España, pp. 377–386

Scandone R, Giacomelli L, Speranza FF, Plastino W (2009) Classification and quantification of volcanic eruptions. Bollettino di Geofisica Teorica ed Applicata 50:103–116

Troll, V. Textural features of changing eruptive styles from phreatomagmatic to strombolian activity of basaltic littoral cones: Los Erales cinder cone, Tenerife, Canary Islands Geophysical Research Abstracts, 2007, 9, 04850

White JD, Schmincke HU (1999) Phreatomagmatic eruptive and depositional processes during the 1949 eruption on La Palma (Canary Islands). Journal of Volcanology and Geothermal Research 94:283–304. doi:http://dx.doi.org/10.1016/S0377-0273(99)00108-0

 

Wohletz KH (1983) Mechanisms of hydrovolcanic pyroclast formation: grain-size, scanning electron microscopy, and experimental studies. Journal of Volcanology and Geothermal Research 17:31–63 

Deja una respuesta