Así vivimos la erupción submarina de El Hierro

 

10.10.2014    
Redacción VC

A principios de verano de 2011, la actividad sísmica anunció una reactivación volcánica en la Isla de El Hierro. Aunque inicialmente algunos veían remotamente la posibilidad de erupción, la naturaleza geológica de la isla fue dando muestras progresivas de mayor actividad. El  10 de octubre de 2011 una mancha en el Mar de Las Calmas confirmaba el inicio visual de una erupción. Una fisura submarina en las proximidades de la costa de La Restinga daría lugar a una erupción que se prolongó durante 134 días convirtiéndose en la segunda más larga en Canarias desde Timanfaya (Lanzarote) en 1730.

Hoy tres años después, el proceso volcánico continúa. A lo largo de estos años el Hierro ha vuelto a vivir algunos periodos de aceleración de la actividad con terremotos y deformación importantes aunque no han tenido la energía suficiente para generar nuevas erupciones. Sin embargo, la mayoría de expertos coinciden en que debe mantenerse la vigilancia en El Hierro porque la isla sigue volcánicamente activa.

Así contaron nuestros voluntarios desplazados a El Hierro las sensaciones de vivir el inicio de una erupción volcánica. Puedes acceder a todas las crónicas en nuestro foro todogeologia.com Tenerife

 

Crónicas desde El Hierro. Especial para Volcanes de Canarias y TodoGeología Tenerife 


10 de octubre de 2011

Un viaje fruto del esfuerzo y la comprensión 
Ya les saludamos desde La Restinga. Ha sido un viaje largo con las 4 horas de barco y el traslado hasta nuestra base de operaciones que tenemos en un apartamentito pequeñito BBB pero bien situado a escasos metros del centro operativo avanzado que se ha instalado en el centro cultural del pueblo. Deseamos aclarar que este viaje lo costeamos nosotros con nuestros propios ahorros, no estamos invitados por ninguna institución ni grupo científico. Hemos hecho el esfuerzo porque queríamos contar una visión de la situación desde un punto de vista ciudadano y sobre todo contribuir en la medida de nuestras posibilidades a informar de forma sencilla y clara. Agradecemos enormemente a los responsables de nuestros trabajos su sensibilidad para concedernos el permiso para poder venir. También a nuestro sponsor Movitén que gracias a su generosidad nos permite sacar señal para poder enviar nuestra información.

Las últimas horas en la vigilancia
Hace unos minutos hemos visitado al equipo de vigilancia de 24h del IGN. Siguen expectantes monitorizando la señal de tremor que ya lleva camino de cumplir las 24h ininterrumpidamente. En las últimas horas se mantiene estable pues sólo se han apreciado ligeros cambios en su amplitud, con cierta tendencia a incrementarse la energía en las últimas horas. Este detalle puede hacer sospechar que no habríamos visto el máximo de energía en la fase actual.

Vigilancia entorpecida
A lo largo del día han ido variando las informaciones en uno u otro sentido. EN UN ALTO PORCENTAJE SIN CONTRASTAR. Se asoció tremor como sinónimo de erupción casi desde el primer instante. Se mezclan las opiniones de “por libre” de científicos pescados aquí y allá por una prensa ávida de exclusivas y dar la noticia en primer lugar. Nos aseguran que la actividad mediática ha sido tan vertiginosa que ha habido momentos de verdadero acoso a la labor de vigilancia, hasta el punto de entorpecer la necesaria concentración en un momento tan importante. 
Se ha ido moviendo el sentido de las informaciones en una y otra dirección generando más situaciones de incertidumbre y nerviosismo que de información clara y adecuada. Un claro ejemplo de querer anticiparse a los hechos por parte de prensa y el intento tranquilizador de portavoces políticos y científicos consultados vertiendo hipótesis varias. Al final se ha generado un cóctel mezclando datos, deseos, hipótesis, profundidades, visiones y algun que otro disparate que podrían haber generado situaciones de peligro si esta situación hubiera evolucionado en una erupción cercana a zonas pobladas.

¿Qué pasa realmente bajo el mar?
Según nuestra impresión y tras clarlar con los responsables de vigilancia volcánica del IGN y sus asesores, a ciencia cierta y con los datos en la mano, no hay capacidad para asegurar ni descartar la erupción submarina hasta este momento. Aunque pueda parecer contradictorio la imposibilidad técnica de poder observar de forma directa las paredes del edificio supergido de la Isla de El Hierro (que se extiende hasta unos 3000m de profundidad sobre el lecho oceánico) no permite un dictamen definitivo. 
Por lo que se ha observado indirectamente el tremor sería sinónimo de un gran movimiento de fluidos (magma y gases) que estarían ascendiendo por un conducto situado en el extremo de la dorsal norte-sur. 
Existen dudas si el conducto ya está abierto en supercie y emitiendo lavas submarinas o bien no ha conseguido alcanzar la superficie.

Expectativas de evolución
Junto a la energía sísmica, la deformación es otro de los elementos claves en el seguimiento para saber la evolución del sistema volcánico. Si se “desinfla” indicaría una relajación asociada a la pérdida de presión del magma reduciendo las posibilidades de erupción. Si se mantiene estable la deformación podria indicar que aún el magma tiene la fuerza sufienciente a pesar de la supuesta erupción submarina. Si se incrementa la deformación supondria que el aporte de magma es más rápido que la pérdida. En este último supuesto habria que aceptar la posibilidad de tener otro centro eruptivo que podria localizarse en cualquier punto de la línea de fracturación que ha dibujado la sismicidad en su migración norte sur sin descartar el valle de El Golfo. La interacción con agua del mar si surge un punto de emisión de lava a poca profundidad es otro aspecto que debe sopesarse en el índice de explosividad.

La honrosa vigilancia volcánica nocturna
A estas horas, mientras casi toda la población descansa, un grupo de técnicos del IGN se encuentra de guardia ante una pantalla de ordenador escudriñando cualquier nueva señal que presenten los sensores y que pueda anticipar un cambio en el volcán. la comodidad no se reduce más que de una rígida silla de manera sin respaldar. Una buena dosis de entusiasmo, la cocacola, una cafetera eléctrica y dos botes de Pringuers son las únicas compañeras para combatir el sueño y la fatiga. Unas esterillas de gimnasio harán de cama improvisada para descansar la vista por turnos durante breves minutos. 

Y mañana, cuando el mundo despierte, serán ellos mismos los que con una sonrisa en la cara tengan que atender a una nueva oleada de medios de comunicación. Muchos de los cuales habrán albergado en sus noticias y espacios los reproches insensatos de no haber sido capaces de darles el dato perfecto para titular definitivo.
Cuando salga el sol, otros aprovecharán para arrebatar el respeto profesional desde cómodas mesas de despacho. Muchos caerán en la crítica fácil por no dar un “rápido pronóstico certero” parapetados en argumentos nacidos de la más pura ignorancia. La ignorancia de no saber lo difícil que es anticiparse al ritmo de la Tierra y de, ni siquiera, haberse acercado a conocer lo que es la honrosa vigilancia volcánica nocturna.


11 de octubre de 2011

La gran intensidad de vivir la gestión de una crisis.
En primer lugar agradecer la oportunidad que nos han ofrecido hoy para colaborar en la gestión de esta reactivación volcánica. Aunque nuestra presencia tenía un objetivo mucho más informativo, desde primeras horas de la mañana comprobamos que hacíamos más falta de otra manera. Nos pusimos a la disposición del turno de vigilancia matinal y colaboramos en diversos frentes. Por un lado nos encargamos de asesorar a la prensa que venía buscando información y noticias frescas directamente al centro de atención permanente a veces sin percatarse de que esa demanda constante interrumpía las labores de vigilancia. Colaboramos también desplazándonos a distintos lugares para instalar sensores portátiles para medir la amplitud de la señal del tremor desde diferentes puntos del entorno de La Restinga.

Acelerón de actividad
Sin embargo, a media mañana se aceleró el volcán, incrementó el tremor entre las 10h y las 12h y arrastró el devenir de los acontecimientos de una manera prodigiosa. Casi sin darnos cuenta llegó el grupo de representantes políticos de Cabildo de El Hierro acompañados de varios técnicos del Gobierno de Canarias, reunión de urgencia y escuchamos de refilón la sorprendente decisión de reubicar preventivamente a la población de La Restinga. La noticia se filtró con rapidez y corrió como la pólvora y la prensa se volvió loca en post de lograr la confirmación oficial. Paralelamente se produjeron algunas escenas poco afortunadas cuando ciertas televisiones acosaron a las personas más afectadas para grabar el llanto o desesperación de algunas familias. Tras el revuelo inicial los habitantes de la Restinga fueron progresivamente abandonando el campo de fútbol del barrio para dirigirse a otras ubicaciones. Se comportaron de una manera ejemplar una vez asimilado el shock inicial mostraron una actitud colaboradora para abandonar sus hogares.

La compleja decisión de evacuar
Una de las mayores dudas que se palpaban en la situación era si el Gobierno de Canarias tenía razones suficientes para evacuar La Restinga o más bien fue una decisión producto de la cautela o más bien “ querer curarse en salud”. Lo que nosotros si pudimos percibir fue la vibración del suelo en las mismas instalaciones del centro de atención permanente. Inicialmente pensamos que podría tratarse de algún camión cercano pero su continuidad nos hizo sospechar que se trataba de un movimiento producto del tremor. Comprobamos el agua de botellas colocadas en distintas ubicaciones presentaban un temblor nervioso constante similar a cuando vibra un pequeño motor. Al poco tiempo varios vecinos vinieron a corroborar que sentían movimientos similares en sus viviendas. Incluso varios políticos presentes, entre ellos el propio Pte. del Cabildo de El Hierro, confirmaron sentir la vibración del suelo cuando estaban sentados en la silla. Al consultar a los expertos presuponían que ese incremento de energía del tremor podría asociarse a una mayor proximidad de los movimientos de magma. Hasta esta hora, no tenemos constancia de que haya otros datos o argumentos que respaldaran la decisión de la evacuación preventiva. Incluso algún técnico consultado veía más razonable el haber prohibido las actividades deportivas o pesqueras en aguas próximas a la costa que la evacuación preventiva.

Lentitud en la información oficial
Uno de los problemas que hemos percibido es que falla una atención efectiva y temprana a los medios de comunicación. En nuestra época las redes sociales y prensa digital va mucho más rápido que la maquinaria oficial de las administraciones responsables. La prensa está constantemente demandando información y cuando acuden a las fuentes oficiales no siempre la obtienen y deben buscar otras fuentes, a veces no autorizadas, para obtener las declaraciones que le permitan complementar sus productos informativos. En el episodio vivido hoy los medios importunaban una y otra vez la labor del centro de atención permanente y al tratar de pedirles comprensión y respeto al trabajo de vigilancia no sabían dónde acudir a informarse porque el Gobierno de Canarias no respondía a sus llamadas. Esta inaccesibilidad, las prisas por enviar las crónicas a tiempo, la facilidad para encontrar siempre a algún “entendido en la materia” y las noticias no contrastadas que circulan por las redes sociales forman el cóctel perfecto para generar situaciones de desorientación informativa.

Aprendizajes
Confiamos en que el episodio del día de hoy sirva para sacar los aprendizajes necesarios para mejorar situaciones venideras. El ser respetuosos con el trabajo de todos los actores de la crisis, el ponerse en su lugar y el estar dispuesto a renunciar a determinadas ambiciones en post de una gestión más adecuada de la comunicación en situaciones de emergencia volcánica. Cada actor debe asumir su parte de responsabilidad y tener la autocrítica suficiente para aceptar los errores cometidos y poder evitarlos en beneficio de la población a la que nos debemos.
Tanto en nuestro foro y en Volcanes de Canarias hemos sido especialmente cautos para no dar cabida a informaciones y datos hasta que no han sido debidamente confirmados. Hemos renunciado a ser los primeros en divulgar la noticia en favor de informar de una manera más equilibradamente adecuada. Hoy en El Hierro han sido muchas las personas procedentes de medios de comunicación, grupos científicos y ciudadanos de a pie que agradecen especialmente esta manera de hacer nuestra labor. Con ese agradecimiento el viaje a El Hierro ya ha valido sobradamente la pena.


12 de octubre de 2011

Recabando información
En el día de hoy hemos realizando un sondeo informativo para observar la forma en que los medios están cubriendo esta reactivación volcánica. Nuestra idea era comprobar si el producto final se ajustaba a la información proporcionada por el PEVOLCA y los científicos autorizados. Para el colectivo científico es importante saber el impacto social de la información que tratan de hacer llegar. Existe un proceso de transformación del mensaje original emitido por los científicos que en ocasiones se desvirtúa antes de llegar a la población. El resultado fue que la mayoría de medios no se ciñen sólo a los datos proporcionados por los científicos y el PEVOLCA decidiendo incorporar a la información interpretaciones o conclusiones que no tienen base científica (basadas en los datos disponibles y no en los conocimientos de la persona). 

La versión de los medios

Al conversar con periodistas de diferentes medios resaltan que no dominan suficientemente el tema volcánico y les cuesta entender determinadas ideas del funcionamiento de este fenómeno. Se quejan del escaso tiempo que les dedican los científicos que en muchas ocasiones sólo disponen de unos minutos para transmitir con tranquilidad las ideas y además que carecen de un adecuado enfoque divulgativo. Cuando los derivan a los portavoces políticos para completar la información se recurre con demasiada frecuencia a frases repetitivas carentes de contenido como el cansino llamamiento a la tranquilidad y la calma sin enriquecer el mensaje con nuevas aportaciones. 



La versión de los científicos
El problema detectado en El Hierro radica en varios factores. Por un lado la inexperiencia global para la gestión de una crisis volcánica y por otro la falta de recursos humanos en el ámbito de vigilancia e investigación. Esto genera que pocas personas deban asumir demasiadas funciones: turnos de guardia, análisis de datos, interpretación, reuniones de coordinación y atender a los medios quedando escaso margen para alimentarse y descansar. 
En los países habituados a gestionar crisis debidas a fenómenos naturales tanto la prensa como los grupos científicos están más habituados al seguimiento de las mismas y asumen su rol de otra manera más organizada. Se valora la suma importancia de difundir los mensajes con la mayor precisión posible. Con este objetivo los grupos científicos cuentan con más personal para diversificar funciones. Se designan una o varias personas que asumen el rol de comunicación, de tal manera que los medios quedan suficientemente atendidos y el resto del personal de vigilancia e investigación quedan liberados de esta responsabilidad para dedicarse enteramente a su trabajo.

Aprendizajes
Con todo lo observado anteriormente detectamos la necesidad de que haya una planificación previa del proceso de comunicación hacia la sociedad. El fenómeno volcánico tiene la particularidad de iniciarse con antelación al impacto final (erupción) generando un desgaste a todos los niveles. Una apuesta por la educación sobre el fenómeno volcánico podría mitigar muchos de las dificultades percibidas en El Hierro. En ella deberían participar obligatoriamente medios de comunicación, políticos, técnicos, cuerpos de seguridad y obviamente el resto de la sociedad.


13 de octubre de 2011

El complicado reto de anticiparse al volcán
Observar, comprobar e interpretar. Estas tres acciones tienen la llave para poder pronosticar el comportamiento de un volcán. A todos nos parece muy fácil pedir respuestas rápidas y pronósticos certeros pero nada más alejado de las posibilidades científicas cuando el volcán te ofrece datos tan dispares. Tenemos que recordar que el volcanismo de la isla de El Hierro es un completo desconocido. La Isla del Meridiano está escribiendo una de las páginas más apasionantes del historial de la volcanología mundial. Nunca antes se había monitorizado una reactivación volcánica desde su inicio hasta el desarrollo de la erupción. Nunca antes un volcán habría generado tantas reacciones inesperadas. Se está aprendiendo. Estamos aprendiendo. Toda la comunidad científica sigue con gran expectación el inusual comportamiento del volcán del Hierro y pocos se atreven a predecir su comportamiento futuro. Y no podemos exigir que se nos de una única opción de pronóstico, simplemente porque escapa a las posibilidades de la volcanología actual.

Una rueda de prensa poco acogedora
Una de las experiencias del día de hoy fue asistir a una rueda de prensa para conocer el seguimiento de la actividad volcánica de El Hierro. Se convocó a los medios en el edificio de CECOI del Gobierno de Canarias en Valverde a las 19.30h. En ese momento ya caía la noche sobre el Hierro, corría el viento y el tiempo era desapacible. Se abrieron las puertas y en el pequeño patio del local apareció el director del PEVOLCA acompañados del Presidente del Cabildo, la Consejera de Emergencias y representando al equipo de vigilancia del IGN, Carmen López y como portavoz del grupo de asesores del CSIC, Ramón Ortiz. Tras unas breves palabras de Santana dio paso a la prensa para sus preguntas. Literalmente ametrallaron de preguntas al equipo de científicos a un ritmo frenético. Aunque Ortiz trató de ser muy didáctico se apreciaba mucha dificultad en hacer comprender lo complejo de esta situación para poder hacer un pronóstico inmediato que es lo que la prensa insistía una y otra vez. Los periodistas preguntaban sobre distintos temas de interés pero las prisas por aprovechar el escaso tiempo de rueda de prensa hacían que unos interrumpieran las respuestas de otros. Cuando aún no habían pasado 6-7 minutos se dio por finalizada la rueda de prensa ante el descontento de la prensa que aún tenía muchas dudas por resolver sin dar opción al resto de científicos presentes.

Aprendizajes
¿Cómo podemos pedir a los medios que realicen una información adecuada de la situación volcánica cuando no se ofrecen las condiciones para ello? Creemos que la rueda de prensa de hoy fue un claro ejemplo descuidar las condiciones para garantizar una buena información de esta crisis volcánica. El sitio era inadecuado al borde de la calle, ruido del tráfico, frío y con mala acústica. Estos factores provocan un apelotonamiento de periodistas entorno a los entrevistados. Los tiempos excesivamente breves con apresuración y dejando múltiples preguntas pendientes. Ya que la prensa hace el esfuerzo de acudir hasta este lugar atravesando la Isla podría habilitarse un lugar más acogedor y cómodo siendo más generosos con el tiempo del turno de preguntas a los científicos. La exactitud de algunas de las preguntas de los medios revelaban que muchos de ellos desconocen la naturaleza del fenómeno volcánico. Podría ayudar y mucho que la dirección del PEVOLCA organizara una sesión formativa a la prensa para comprender mejor conceptos básicos de volcanología que le permitieran enfocar mejor tanto las preguntas como los productos informativos que luego deben generar.


14 de octubre de 2011

Que no falte de nada
Una de las piezas claves en la gestión de una crisis volcánica es cuidar esos pequeños detalles que suelen olvidarse pero que ayudan a que todo el engranaje pueda funcionar. Toda la atención se focaliza en el volcán, los científicos que lo vigilan, los políticos y sus ruedas de prensa. Sin embargo hay un magnífico equipo humano que se encarga de todos aquellos elementos en los que nadie piensa. Se trata del equipo del modesto ayuntamiento de El Pinar que apoyados en un magnífico grupo de voluntarios están haciendo una labor excelente.

Una labor tan delicada como reunir a las gentes de un pueblo para proceder a su evacuación fue realizada por los llamados agrupadores. Funcionaron a la perfección, tranquilizaron a la gente, resolvieron sus dudas y supieron estar a su lado en los momentos más desagradables.
Además se encargan de cubrir las necesidades básicas a los trabajadores de la crisis. Desde traer una botella de agua o encargar un bocadillo hasta traer una herramienta olvidada, u ofrecer su coche propio para un transporte necesario de última hora. Todos ellos coordinados con mucho esmero por parte del concejal de Seguridad y Emergencias Jesús Pérez.

Las ventajas de conocer el territorio
David por ejemplo es un experto buceador y ayuda mucho al grupo científico a conocer las peculiaridades de los fondos marinos de la Restinga. Sabe de corrientes, de vientos y muchos secretos del entorno. Por su parte Luis procura que no le falte de nada al puesto de control que tiene la Guardia Civil en la carretera de acceso. Nosotros también recibimos la ayuda amable de las concejalas Idaira y Magaly cuando tuvimos que buscar un alojamiento alternativo tras la evacuación de La Restinga consiguiéndonos una acogedora habitación rural en las afueras de El Pinar. 

Los detalles de la logística
La Guardia Civil ha enviado un grupo especial de operaciones con sede en Tenerife para realizar las labores de control de acceso. Realizan tres turnos de 8 horas aguantando estoicamente el calor y el viento. En su misión garantizan que ningún coche ni persona autorizada acceda a la zona de semáforo rojo. Son en su mayoría agentes de la península que siempre tienen un trato muy correcto y educado con todas las personas que se acercan al puesto de control. Al conversar con ellos comprobamos que algunos de ellos tienen un buen nivel de conocimientos de volcanología. En su equipamiento de trabajo han incorporado máscaras antigases por si la situación lo requiere. 

Aprendizajes
Es fundamental que los científicos y equipos de logística tengan cubiertas sus necesidades básicas. Tanto la protección ante los elementos atmosféricos para tener un lugar lo más cómodo posible así como una alimentación e hidratación mínima son aspectos necesarios para su bienestar. También deben tener unos conocimientos elementales para comprender mejor el fenómeno volcánico y no vivir con ansiedad sus turnos de trabajo. Lo elemental es que sepan qué puede y que no puede hacer un volcán para saber qué medidas de autoprotección deben asumir.

Montaje Audiovisual “100 días de erupción en El Hierro”



Deja una respuesta